BERGÉS, EX REPRESOR QUILMEÑO, VUELVE A PRISION POR ORDEN DE LA CORTE SUPREMA

EL MÁXIMO TRIBUNAL HIZO LUGAR A UN RECLAMO DE LA FISCAL GENERAL ANTE DICHA CÁMARA, VILMA GARCÍA NETO, QUIEN APELÓ LA DECISIÓN DE CONCEDERLE LA PRISIÓN DOMICILIARIA EN RAZÓN DE QUE SUPERA LOS 70 AÑOS DE EDAD.

La Corte Suprema de Justicia ordenó que el apropiador condenado Jorge Antonio Bergés vuelva a prisión, al revocar el beneficio de prisión domiciliaria que le había otorgado una sala de feria de la Cámara Federal de Casación Penal.

Con la firma de los ministros Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, la resolución apela a argumentos procesales invocados por la propia fiscal para revertir la decisión.

Resalta que “habría sido adoptada en base a un informe de la jefa de División y Tratamiento del Hospital Penitenciario Central I del complejo penitenciario” de Ezeiza, donde Bergés se encontraba alojado, y “sin informe del Cuerpo Médico Forense”, tornándose así ilegal.

Bergés, un médico de la Policía Bonaerense que se desempeñaba dentro del denominado “circuito Camps”, fue condenado en el 2007 por su participación en decenas de partos de prisioneras políticas, y en la apropiación y privación de identidad de al menos una recién nacida.

El nombre de este médico y torturador fue conocido ya en 1985 en el histórico Juicio a los Comandantes cuando la ex desaparecida Adriana Calvo narró su parto en condiciones de extrema precariedad en el Pozo de Banfield, ante la presencia de Bergés, quien la obligó a limpiar la placenta inmediatamente después de dar a luz.

DELITOS DE LESA HUMANIDAD

Bergés participaba directamente en las torturas, como en el caso de Jacobo Timerman, a quien le sostuvo la lengua para que no se ahogara mientras lo torturaban. Era responsable de los partos de las secuestradas embarazadas, entre las que se encuentra Silvia Isabel Valenzi, que continúa desaparecida. Había sido condenado por la Cámara Federal a seis años de prisión por ser autor de cuatro aplicaciones de tormentos, saliendo luego en libertad por la Ley de Obediencia Debida.

CONDENA

En marzo de 2004, Bergés fue condenado junto al ex comisario Miguel Osvaldo Etchecolatz a siete años de prisión por la apropiación y supresión de identidad de Carmen Gallo Sanz, una hija de desaparecidos que nació en el Pozo de Banfield. Con ese juicio se aplicó por primera vez sentencia contra los represores que no fueron los apropiadores directos de un menor secuestrado durante la última dictadura. Bergés había firmado el acta falsa de nacimiento de Carmen Gallo Sanz y personalmente entregó la beba a un matrimonio de civiles que la crio. Pero aquéllos no son los únicos casos de violaciones a los derechos humanos en los que está involucrado Bergés. El represor fue señalado por numerosos sobrevivientes, no sólo por asistir a los partos de mujeres cuyos hijos fueron luego apropiados sino también por supervisar en persona sesiones de tortura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s